Otros textos

NOABAON

NOABA

Noaba sube, una vez más, los renegridos peldaños de la angosta escalera de caracol, arriba, se percibe un resplandor de intenso azul.

Sube y sube, ahogándose en una atmósfera cargada de un irrespirable hedor de humanidad hacinada y doliente.

Y la escalera no termina nunca.

La espiral se alarga, estirándose y, a cada paso, los escalones se vuelven más altos, la zancada mayor aumenta el esfuerzo y la respiración se hace cada vez más difícil.

De abajo, llegan rumores ahogados de voces irreconocibles, pero, arriba hay una línea de claridad de un turquesa nítido.

Noaba percibe ahora que los escalones parecen inclinados de forma inverosímil, son extremadamente blandos y se hunden con su peso, con lo que el avance resulta prácticamente inexistente.

Y la escalera parece no terminar nunca.

Cuando trata de mirar hacia atrás se da cuenta de que ha dejado un dédalo de imposibles perspectivas, como en un grabado de Escher, por el que circulan anónimos seres asexuados y clónico con las miradas perdidas que se cruzan interminablemente sin venir de ningún sitio ni llegar a ninguna parte.

Pero está el lamento, y Noaba lo sigue escuchando claramente, sin que parezca salir de aquellos rostros inexpresivos y fríos.

Y está el olor, acre y espeso, pero helado y húmedo, olor de espacio artificialmente refrigerado e inevitablemente estancado.

Noaba sigue con la mirada puesta en lo que imagina una atmósfera limpia y azul, y su propio jadeo zumba en sus oídos, embotándole la cabeza.

Pero ha de escapar a toda costa de aquel espacio que ahora parece cerrarse a su alrededor estrechándose cada vez más sobre sí mismo.

De pronto, hay un deslumbramiento cegador y la oscuridad se troca en blanco, un blanco reverberante al sol del mediodía, en unos muros encalados e inmensamente altos que forman un laberinto de ángulos perfectamente rectos que se cruzan indefinidamente.

Arriba está el azul prístino, pero Noaba no puede saber que hay más allá de aquellas pareces verticales y absolutamente blancas, sin rendijas, sin fisuras, sin imperfecciones.

Y ahora es el silencio y la soledad total, y un asfixiante calor que parece multiplicarse en los muros sin sombra.

Noaba quiere gritar y su grito se ahoga en un sollozo largo y sordo.

Se nota el cabello húmedo y pegajoso sobre la frente, abre los ojos y las rendijas de la persiana dejando entrar la lechosa claridad de la mañana le permiten reconocer los vulgares muebles de su habitación de siempre, la que eligió la primera vez que llegó a aquel piso alquilado y compartido por otras dos mujeres a las que casi nunca ve por incompatibilidad horaria en sus trabajos.

De nuevo el sueño, y Noaba se levanta cansada, agobiada aún por las imágenes, que se repiten últimamente con obsesiva persistencia casi cada noche.

La cocina está en desorden y sucia, quizás la gorda Rita, llegó tarde de los almacenes y se dedicó a engullir restos de la nevera, porque hay varios platos apilados en el fregadero y sobre el banco abundantes migajas y mendrugos resecos.

A Noaba no le corresponde hoy el friegue, trata de encontrar una taza razonablemente limpia y se prepara un café instantáneo con un chorro de leche que al calentarse, hierve, rebosa del cazo y añade un reguero más a la  pringosa placa de la cocina y que Noaba no trata de enjugar..

Una ducha rápida con el agua tibia solamente porque Ina ha debido tener turno de madrugada en el hospital y se habrá metido en el baño durante media hora para relajarse antes de acostarse, y ha consumido casi toda el agua caliente del termo.

Noaba sale a la calle, en un día gris y lluvioso de un prematuro invierno, caminando automáticamente a la parada del autobús que llega con puntualidad y que la traslada, junto a decenas de hombres y mujeres tan absortos como ella en sus propios pensamientos, al edificio de la multinacional de productos químicos donde trabaja.

Delante de la pantalla de su ordenador que muestra el programa estándar de la empresa en el que introducirá, durante ocho horas, datos cuyo valor, significado y sentido desconoce, trata de olvidar la angustia que todavía le queda,  impresa en su cerebro, a causa del sueño.

ABAON

Corre con sus largas y musculosas piernas por una carretera perfectamente recta, sabe que ese es el camino, el trazado que debe seguir porque allá a los lejos, le parece divisar la silueta de una ciudad.

Pero, a pesar de sus potentes zancadas, la población parece alejarse cada vez más y hacerse pequeña, hasta semejar un punto casi imperceptible.

A pesar de ello, Abaon sigue corriendo y corriendo.

A ambos lados de su camino se extiende un desierto paraje de tierra calcinada y sin matojos, todo parece suspendido en el tiempo y no existe ni sol ni viento por el que orientarse.

La luz es tan constante que es imposible que sea natural, sin embargo, reconoce en sus pisadas la tierra bajo sus pies y sobre su cabeza el manto de un cielo de un blanco grisáceo inmóvil que  no le permite calcular la hora del día.

Abaon trata de llegar a la urbe que sigue constante allí, en un horizonte que parece inalcanzable.

De las desiertas calizas parten sonidos ancestrales que acompañan las rítmicas pisadas de Abaon, como si desde siglos las voces de una tierra perdida, de una raza extinguida surgieran para advertirle, para amenazarle, para perseguirle.

Pero Abaon corre hacia las construcciones de aquel fantasmal conjunto.

A su alrededor se extiende un perfume denso y caliente, de esencias aromáticas fuertes, mezcla de hierbas que embotan la mente y aflojan los músculos, que propician la desorientación y el olvido.

Abaon quiere evitar respirar estos efluvios adormecedores porque debe seguir corriendo y se ahoga tratando de contener la respiración sin para de correr.

De pronto, un muro increíblemente blanco se  alza ante él. Arriba brilla e cielo absolutamente azul del medio día que no proporciona sombra alguna cayendo a plomo sobre las paredes.

Ahora corre por el laberinto de rectángulos donde solo hay silencio y soledad. El calor es más insoportable que durante su larga carrera, no hay puertas ni ventanas, no hay troneras ni rendijas, no hay aleros ni porches, tan sólo hay blanco y azul, y tras cada esquina un nuevo muro exactamente idéntico al anterior.

Abaon grita y grita, y su grito se eleva hacia el cielo impertérrito y acaba en el rugido de un fiero animal acorralado.

Unas  manos morenas y anchas, ásperas y callosas le zarandean. Los compañeros que duermen en el destartalado garage se están despertando ya, y el frío de la madrugada se cuela por las rendijas del portón.

Hay un rumor de sonidos biológicos de los diversos órganos del cuerpo que comienzan a ponerse en marcha, alguien se levanta para ir a las letrinas, otros se arrebujan un poco más en el catre y se arrollan con las mantas que un día tuvieron hermosos colores  étnicos.

En una cocinilla de butano azul, hierve el café y a su calor se aproximan las manos oscuras y los corazones añorantes de un remedo de hogar. De una vieja nevera que se tambalea en un rincón y parece colgada de un fino cable eléctrico que llega hasta un enchufe curiosamente demasiado alto, otro ha sacado un brick de leche que reparte entre los boles, jarras y tazones diversos que contienen ya el café.

Se escucha el motor de un camión cada vez más próximo, los hombres abren el portón, y la mañana no ha hecho más que arrancar con su blancuzca luz de un invierno que acaba de empezar.

Van subiendo en silencio, acomodándose en sus lugares habituales a ambos lados de la caja del vehículo que emprende de nuevo su marcha para recoger en otros almacenes a otras cuadrillas de temporeros.

Después enfila haca las afueras de la ciudad que va, perdiéndose poco a poco. Ya ha amanecido del todo cuando descienden y se distribuyen a los largo de las hileras de naranjos rebosantes de fruta dorada ligeramente cubierta de escarcha, cada uno con su capazo de goma en una mano y su cizalla en la otra.

El verde y el oro de los naranjos en sazón, y la velocidad a la que debe recolectar la fruta, hacen olvidar rápidamente a Abaon su sueño.

EL ENCUENTRO

Noaba está de nuevo ascendiendo sus escaleras, saliendo de su pozo de resentimientos, envidias y culpa, tratando, una vez más de encontrar la luz. Intenta dejar atrás aquellos sentimientos mezquinos y sucios que le han impedido encontrar un amor, siquiera una amistad duradera y auténtica.

Sabe, por alguna intuición no consciente, que debe esforzarse por no quedar atrapada en la espiral de angustia en que se ha convertido su vida, monótona y gris, rutinaria y fría. Espera que algún día al llegar a la terraza de pareces altísimas podrá contemplar la hermosa perspectiva que sin duda es la vida, que debe encontrar esa vistión capaz de hacerle sentir la belleza de lo que le rodea y la calidez de las personas con las que comparte su vida.

Algún día charlará amigablemente con la gorda Rita que cuenta anécdotas picantes de los Almacenes y se reirá con ella y también se  parará a escuchar la tensión acumulada por el dolor que absorbe cada día Ina, al volver del Hospital y tratará de aliviarla. Y ella les hablará de su Oficina y de sus compañeros a los que tampoco conoce demasiado.

Algún día…cuando pueda contemplar lo que hay más allá de los muros.

Abaon corre de nuevo, tratando de huir de la miseria y de la ignorancia, tratando de llegar a la ciudad fantasma de su sueño, a la tierra de promisión con la que alimentó sus proyectos al llegar. Y sabe que se ha de esforzar más, que ha de aprender mejor la lengua de este nuevo país, que debe  aceptar las indicaciones de los muchachos de aquella Organización que les ofrecieron clases de alfabetización.

Sabe que no debe parapetarse tras la máscara de incomprensión que le aleja de los otros más que los rasgos de su raza.

Algún día, cuando llegue a aquella ciudad blanca las paredes tendrán puertas y  ventanas que se abrirán, y los labradores que trabajan día a día a su lado le invitarán a compartir su comida y su familia.

Algún día…cuando encuentre las puertas y las ventanas.

Ahora Noaba ha divisado tras una esquina la sombra de hombre oscuro y alto, ágil y fuerte, que corre entre las paredes al igual que ella, quiere acercarse y camina hacia él. Ahora Abaon ha visto a una mujer de cabellos rojizos que parece desconcertada por las calles vacías y trata de encontrarla.

Noaba quiere refugiarse entre los enormes brazos de aquel hombre, su figura es majestuosa envuelto en una túnica clara que a penas se distingue de las paredes, pero su cabeza de oscuro cabello rizado y sus brazos morenos destacan atrayéndola.

Abaon quiere acariciar la llama de los cabellos  de aquella mujer, también vestida de blanco de la que percibe la refulgente antorcha que le guía hacia ella.

Corren uno hacia otro, el viento parece ahora soplar por todas las esquinas ondulando sus ropas de forma desorientadora,  se miran, se desean, se buscan, se cruzan sin verse, se alejan, se vuelven, se atraen, se nombran sin saber sus nombres, se llaman sin nombrarse, se gritan sus nombres, se funden con el blanco de las pareces.

Se despiertan.

NOABA

Regresa a su habitación más pronto cada vez, ni siquiera se detiene a recoger las revistas que le guardan en el kiosco, ni a comprar un poco de fruta y queso para la cena. No consulta la programación de la televisión para encenderla un rato en su cuarto antes de acostarse, y arruga sin mirarlos los mensajillos  que le dejan pegados en la nevera sus compañeras de piso con las habituales indicaciones sobre tareas compartidas y averías a tener en cuenta.

Solo quiere dormir y soñar, y encontrar en el sueño al hombre capaz de elevarla por encima del muro para hacerle contemplar la vida.

Para dormir ha conseguido unas cuantas recetas, fue sencillo, el médico de la empresa está harto de oír hablar de estrés a los empleados.

Noaba engulle las pastillas, se tiende en su cama y espera.

ABAON

El jergón está duro pero le vale, no quiere que sus compañeros  le interrumpan el sueño para oír en el  enorme transistor que alguien compró en el mercadillo a un compatriota las músicas y las lenguas de sus países de origen. Quiere únicamente que el camión llegue pronto a los campos y le devuelva al garaje apestoso y húmedo para derrumbarse sobre su catre y dormir.

Quiere dormir y encontrar a la mujer del cabello de fuego que enciende al suyo, tanto tiempo solitario y con la que se siente capaz de encontrar la puerta de un hogar para los dos.

Ya se había dado cuenta por otros, de que el alcohol favorece el sueño. Ahora sólo se acerca a la tienda de la esquina y se provee de varios briks de un vino barato  que araña la garganta pero que, rápidamente le sume en el sopor, a pesar de las pullas de sus compañeros.

Abaon bebe y bebe hasta que cae dormido entre sus mantas.

MÁS ENCUENTROS

El sueño de la química y el alcohol era vívido al principio, rápidamente se acababa  la escalera de caracol y el camino solitario, deprisa, deprisa, se llegaba al laberinto de calles blancas. El cielo era cada vez más azul y el sol cada vez más brillante. Pero, una vez allí, había como una neblina que desdibujaba los contornos y a Noaba se le perdían cada vez con más frecuencia los oscuros rasgos de Abaon y  Abaon percibía cada vez menos brillante la cabellera de fuego de Noaba.

Todo quedaba envuelto en un denso y espeso manto que dificultaba su avance, que se enredaba entre sus piernas y enlentecía su marcha, agobiándolos. Sus  pies estaban lastrados y torpes, sus gargantas secas y sus lenguas de trapo ya no podían siquiera gritar sus nombres.

Después, sus siluetas se desdibujaban hasta ser solo una sombra imposible de reconocer que traspasaba los muros que seguían sin abrirse.

Al despertar solamente quedaba un sabor amargo en la boca, una ligera náusea, un embotamiento de los sentidos y una aterradora soledad.

EL ULTIMO SUEÑO

Ahora Noaba había experimentado a ingerir los comprimidos con alcohol, daba igual la bebida, que compraba en el bareto del barrio, donde nadie pregunta cuando una mujer sola consume diariamente una botella de ginebra , de coñac, de whisky o de tequila.

En sus sueños casi nunca encontraba a Abaon pero no soportaba estar despierta y seguía con la esperanza de hallarle.

Abaon había descubierto que podía conseguir algunos Rohipnoles a través de un camello  de poca monta que, alguna vez, se acercaba por el garaje donde algún compañero le trapicheaba costo. Le costaba casi un día de paga pero con los briks de vino barato caía casi instantáneamente dormido. Ya no veía la deslumbrante antorcha de los cabellos de Noaba, pero no quería permanecer despierto  y prefería esperarla en el sueño.

Fue Noaba la que primero notó que las pareces blancas se derrumbaban cayendo a su alrededor como fichas de dominó suavemente empujadas por un dedo fantástico, la niebla seguía siendo densa y no podía avanzar. Permaneció inmóvil hasta que frente   a ella se perfiló la negritud de Abaon. El derribaba esta vez los muros con sus fuertes brazos avanzando en línea recta guiado por la llama ardiente que rodeaba la cabeza de Noaba.

Se fundieron en un abrazo que creyeron eterno.

ABAON

Está sentado en un rincón del vestíbulo que hace de sala de espera en la Unidad de Salud Mental, sus largas manos cuelgan entre sus piernas en las que tiene apoyados los antebrazos y su cabeza se inclina hacia el suelo.

Mira alternativamente los ladrillos blancos y la tarjeta, también blanca, que destaca entre sus dedos, donde la trabajadora social le anotó la cita de la consulta, después de que se despertara en un bucki de la sala de urgencias del Hospital donde le habían llevado, inconsciente,  sus compañeros.

Tiene claro que, con sus escasos recursos idiomáticos, no puede explicar que su problema no es la adicción al alcohol, y que tampoco trataba de quitarse de en medio. Que tan sólo pretendía encontrarse con la mujer de su sueño. Pero desconfía de que le entiendan y, lo que es peor, teme que le tomen por loco.

En un momento dado su mirada se posa en las delgadas piernas de la mujer que está sentada frente a el, son huesudas y sus rodillas destacan, angulosas, sobresaliendo de la falda excesivamente corta para su edad.

La contempla distraídamente, y no le agrada el rictus displicente de la boca, convertida en una fina línea bajo una nariz recta y dura que sostiene una gafas oscuras que le cubren los ojos y casi toda la frente sobre la que caen, descuidados, unos mechones de cabellos que le recuerdan la paja mojada.

NOABA

Mira inquieta a su alrededor, parapetada tras sus gafas oscuras, con la actitud esquiva de quien está allí por un error. Ha tenido que condescender y aceptar acudir, al menos por hoy a la cita que Ina, su compañera de piso, le concertó en la Unidad de Salud Mental, después que tuviera que administrarle una buena dosis de Anexate, para evitarle pasar por Urgencias, cuando se dio cuenta de que llevaba más de medio día sin salir de su cuarto y no había acudido al trabajo.

Ina le había hablado, poniéndose muy seria, de lo descuidada que andaba últimamente, del abandono de sus responsabilidades compartidas y de la imposibilidad de seguir ocupando su habitación si las cosas no cambiaban ya.

Noaba no quiso contarle que esperaba cada noche al hombre en su sueño, y se limitó a los habituales lugares comunes del agotamiento, el estrés, las dificultades en la empresa y los problemas para dormir.

Ina se había ofrecido a conseguirle una consulta, y, ahora ella estaba allí, pasando revista a las otras personas que aguardaban y diciciéndose, para sus adentros, que  poco tenía en común con aquella,  con aspecto de madre de familia agobiada y expresión derrotada, o con aquel muchacho que paseaba incansablemente por el reducido espacio mientras su padre, ajeno totalmente a todo, se comunicaba  constantemente por el móvil, ni mucho menos con aquel inmigrante de tez oscura, seguramente ilegal, y que le daba un poco de miedo.

********

Se abrieron casi simultáneamente las puertas de dos de las consultas, Noaba estaba alerta a escuchar su nombre y se levantó con presteza, Abaon tuvo cierta dificultad para identificar el suyo en labios de la enfermera y se levantó cansino, pasó muy cerca de Noaba que le rehuyó con recelo, la contempló de espaldas y consideró que sus nalgas valían bien poco.

PABLO, ¿NO PINTAS ESTE VERANO?

El cielo siempre se pintaba de azul, de un azul intenso, uniforme , compacto. Un azul puro, sin contaminación posible de ningún otro color. Sólo azul, nada más que azul.

Después, había que pintar los verdes, amarillentos y brillantes en las agujas jóvenes de loa pinos; con ocre en las hojas un poco resecas de las vides, con algo de cian en los algarrobos, verde y gris en las copas de los olivos.

Y los marrones de los troncos retorcidos y añosos, o enhiestos y apuntando al cielo, o rugosos y ásperos ansiosamente agarrados a la tierra.

Pero, ¿de qué color se pinta la soledad?, ¿qué tonos tiene la paleta para plasmar la angustia y el miedo?.

Año tras año, un nuevo dibujo, pero siempre idéntico, siempre con los mismos tonos, azules, verdes, tierra.

Año tras año, la misma voz de la madre:

-Pablo, ¿no pintas este verano?

Año tras años, los tubos de pinturas resecos, los pinceles ordenados por tamaños con sus cerdas apelotonadas, y el bloc de hojas que amarilleaban en el cajón del escritorio.

Año tras año, Pablo se sentía atrapado en aquella asfixiante atmósfera trasparente y limpia como una urna funeraria, como una burbuja aséptica que le aislaba del mundo.

Durante el resto del tiempo, sus cuadernos se llenaban de dibujos espléndidos, abigarrados y repletos de vida, sus pinceles manchaban con rapidez y soltura las hojas y los colores saltaban, espontáneos, al papel.

Durante el resto del tiempo, conseguía escapar de la maldición de aquel lugar que había marcado su infancia con el espanto de la tortura refinada y cruel de la ambivalencia entre el odio y la culpa, entre la burla y la compasión.

Poco quedaba, durante el resto del tiempo de aquel niño huidizo que fue, avergonzado por la falta de haber nacido diferente, único vástago de una familia diferente, prisionera sin más muros ni rejas que las de sus propios delirios.

Había conseguido escapar de aquel universo que parecía suspendido en el tiempo de tan inamovible, y en el espacio, de tan perfectamente delimitado hasta el milímetro en sus lindes, cuando comprendió que bastaba con dar un paso hacia el exterior, que no existía ninguna frontera, que la puerta de hierro cedía ante él, y que ni siquiera había muros de cristal, aunque la atmósfera entre los azules, los verdes y los tierra pareciera condensada desde siglos.

Y, sin embargo, en el verano, siempre regresaba. Con la esperanza de encontrar algún cambio, de que el aire no pendiera inmóvil, de que el cielo no fuera invariablemente azul, tal vez, podía estar virando a malva, de que los verdes se hubieran trasmutado en dorados que la tierra se hubiera llenado de margaritas blancas.

Tal vez, este año pudiera pintar un nuevo paisaje sin angustia, sin soledad, sin miedo.

-.Pablo, ¿no pintas este verano?

Y la voz de la madre, repitiéndose, paraliza a Pablo, al igual que inmoviliza el paisaje a su alrededor sin que el cielo vire a violeta, los árboles luzcan hojas nuevas de rabioso amarillo ni la tierra se cubra de flores blancas.

-.Pablo, ¿no pintas este verano?

El cielo que ve Pablo ya no es azul, el sol es una inmensa bola de fuego rojo que estalla dentro de su cabeza.

Dentro de la cabeza de Pablo ya sólo hay rojo, el rojo que manchó las ropas de ella aquella tarde en que le pidió que se atreviera a acompañarle allí, traspasando los límites entre la cordura y la locura, entre la salud y la insania.

El rojo que fluyó en un río de sangre que arrastró aquella vida que empezaba a ser.

El rojo que marcó con un trazo indeleble el error en  el texto de la novela de los dos que apenas recién habían comenzado a escribir.

La roja señal de alerta de que en aquella atmósfera nada nuevo podía crecer, que la angustia del tiempo en suspenso  y el aire inmóvil abortaba cualquier vestigio de vida que tratara de proyectarse hacia el futuro.

El rojo que había permanecido intacto en sus tubos de pintura porque nunca lo había percibido antes, emergía, triunfante, de todo a su alrededor.

En el cielo, el sol era llama incandescente, en la tierra el rojo estaba contenido en los ocres y en los siena tostados. Los muros de la casa contenían carmín en sus violáceas piedras renegridas, y los cristales de las ventanas reflejaban el resplandor de aquel poniente inacabable.

Unicamente los árboles exhibían el verde azulado de sus copas sombrías, pero las hojas secas de las vides contenían los reflejos de un púrpura que pugnaba por hacerse visible y los racimos maduros y agostados se oscurecían en cárdenos,

-. Pablo, ¿no pintas este verano?

-. Si, madre

La paleta de llena de rojo, carmín, púrpura, y los pinceles cargados con rabia van cubriendo el papel de trazos ardientes, el cielo, tan azul, es ahora una lengua de fuego que desciende hasta la copa de los árboles y estos son antorchas llameantes que se elevan glorificando la incandescencia del sol. la tierra ha comenzado a agrietarse y de cada grieta surgen mil candelas que se prenden al tiempo y estallan rodeando la siniestra casa y se multiplican en los vidrios de los miradores que reflejan y multiplican el incendio.

Pablo grita:

.-Madre, vámonos, vámonos, vámonos.

¿De qué color se pinta la locura?

El pincel, en suspenso en la mano temblorosa de Pablo, no tiene de donde tomar los tonos irisados del vacío y la nada. Y, mientras, en el dentro de la inmensa hoguera, la madre, sin dejar de mecerse con un ritmo monótono en el balancín del porche:

.-Pablo, ¿no pintas este verano?

GNOMOS

Hace mucho tiempo que aquí había gnomos, vivían bajo tierra, construyendo sus habitáculos entre las raíces de los robustos pinos de verdes agujas que se mueven a impulsos de la brisa de este mar siempre azul.

Salían de vez en cuando, a esconderse jugando entre los matorrales olorosos del romero del tomillo y del brezo recién florecido, o se encaramaban en los largos tallos del hinojo hasta emborracharse mordiendo sus inflorescencias anisadas.

Hasta que llegaron los monstruos metálicos, con estruendo atronador de maquinaria y voces humanas que retumbaban  rompiendo el silencio del bosque, espantando  a los pájaros e incluso aterrorizando a las cigarras.

Los gnomos huyeron de noche, y se escondieron en los escasos matojos que quedaban al borde del camino. Desde allí vieron con asombro como los largos brazos articulados de los monstruos arrancaban de cuajo los pinos que se habían mantenido tan firmes y enhiestos durante más de un siglo.

Después contemplaron como se horadaba el suelo y se insertaban en él pilares de hormigón que soportaban estructuras cúbicas, y como se movían toneladas de tierra cambiando la orografía del paisaje.

A la luz de la luna, los gnomos debatían qué hacer contra los invasores, y los más viejos, los más sabios, los más prudentes, siempre aconsejaban esperar, mientras hacían sus ancestrales conjuros y elevaban sus plegarias a sus dioses.

Y así fue que un día se percataron de  que los monstruos de hierro no volvían  y  el silencio se adueñaba de los esqueletos de hormigón abandonados; se acercaron despacio y comenzaron a horadar la tierra como es su costumbre, perforando túneles alrededor de los pilares, otros buscaron semillas de los pinos arrancados y las distribuyeron cuidadosamente en torno a los edificios inconclusos, algunos más, atrajeron a los pájaros para que anidasen en los huecos de las bovedillas.

Y ahora esperan, el tiempo de los gnomos es ilimitado, saben que volverán a crecer los árboles, que los pájaros traerán simientes de romero, de tomillo y de brezo y que cuando las raíces de los pinos sean de nuevo poderosas derrumbaran los edificios y recuperarán su espacio.

Los gnomos creen que sus plegarias han sido escuchadas, y las hadas han bajado desde la luna por esa escala plateada que tienden cada noche para obrar el milagro.

Los gnomos, por fortuna, no leen los periódicos.

Febrero, 09

.

3 comentarios el “Otros textos

  1. NOABAON. Lo he leído con curiosidad, con mucho interés, con hambre de final, hambre que sacié con creces, como siempre.. Me atraen los sueños. Precisamente la noche anterior he tenido uno digno de análisis psiquiátrico 🙂 Pero ya no lo recuerdo con claridad, sólo sé que fue muy desagradable y que trataba de la muerte de mi madre, que está muy mayor ya.

  2. El tema de los sueños da mucho juego en literatura, es cierto. Los sueños personales siempre están en relación a lo que nos preocupa.Todo lo demás, las interpretaciones freudianas o junguianas son muy atractivas pero no está claro que tengan una base científica. (Aunque a mi, personalmente, me encantan, sobre todo las de Jung que son más existenciales )

  3. Sí, a mi me encantaría ser capaz de convertir en literatura mis sueños, que tengo con frecuencia y a veces bastante curiosos. Pero no sé hacerlo, me falta capacidad narrativa, me siento más cómoda con la poesía o con los textos breves. Eso sí, cada sueño, si soy capaz de recordarlo, intento interpretarlo, desde mi absoluta ignorancia en el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s