Propuesta 23:diálogo

La casa de la señora Gaudir

.- Disculpe, buenas tardes, ¿iba a cerrar ya, verdad?

.- Si, pero pasa, mujer, pasa

.- Lo siento, acabo de llegar del trabajo

.- Si es que los jóvenes siempre vais de cabeza

.- Necesito unas cuantas cosas de estas

.- Pues vas eligiendo, tranquilamente

.- Ah, gracias

.- Yo no tengo horarios, la tienda en mía

.- Ya, bueno, pues…un cubo, un mocho, dos barreños, lejía, detergente, limpia cristales…por ahora creo que es todo para empezar

.- ¿A qué eres nueva en el barrio?

.- Si, claro, me mudé ayer

.- ¿A la casa de la Sra. Gaudir?

.- No se, no conozco a los dueños, fue por Agencia

.-Si, pero es la única que se alquila por aquí, dos casas mas abajo en la acera de enfrente, ¿verdad?

.- Pues…si, eso es

.- Maravillosa, la Sra. Gaudir, una gran señora

.- Ya le digo que no la conozco

.- Yo si la conocí, vaya si la conocí, ¡que mujer!

.- ¿Son sus herederos quienes alquilan ahora?

.- Noo, que va, ella vive, está en una Residencia cerca de aquí

.- Ah, claro, una señora mayor, mejor que sola

.- Pero no  te creas, está estupendamente, y  acabarás yendo a saludarla, ya verás, todos lo hacen

.- ¿Todos?

.- Si todos los anteriores inquilinos de la casa, terminan por conocerla, y es natural

.- ¿La casa ha tenido muchos inquilinos?

.- Ya lo creo, también jóvenes como tu, todos jóvenes

.- Y…¿se van pronto?

.- Bueno, pronto…depende

.- Pero terminan por marcharse…

.- Pues si

.- Pero la casa parece que está en muy buen estado y el precio…ajustado

.- Vaya que la casa es buena y está muy cuidada, la Sra. Gaudir se encarga de que se arregle todo antes de alquilarla de nuevo

.- ¡Que amable!, no se ve mucho de eso realmente en los propietarios

.- Ya te estoy diciendo que la Sra. Gaudir es especial, muy especial

.- Pues yo no tengo intención de irme pronto, creo que he tenido suerte con el empleo, es muy estable, aunque el sueldo no es muy alto, desde luego.

.- Pues, mira, me alegro, pero aún así no creo que estés mucho tiempo en la casa

.- Yo soy muy de costumbres, se lo aseguro, y odio los cambios; si no hubiera sido por el trabajo no estaría aquí, pero hoy en día…no es cuestión de desaprovechar una oferta medianamente buena, aunque sea en otra ciudad, ¿no cree?

.- Claro, claro. Y si aunque realmente no es cosa mía, pero: ¿vas a vivir sola?

.- Pues… por supuesto

.- ¿No tienes novio o algo de eso?

.- No

.- Bueno, entonces ya es un dato…para la casa

.- ¿Para la casa?, ¿La Sra. Gaudir tiene problemas con la gente que puedan recibir sus inquilinos?

.- No, no, que va, ya te he dicho que la Sra. es estupenda en todos los sentidos, bueno, faltaría más, puedes llevar a la casa a quien le apetezca.

.- Desde luego, el contrato no tiene ninguna cláusula al respecto

.- Si hubieras visto, hace cuatro años, la primera pareja que la alquiló, porque esos sí eran casados, ¿sabes?

.- Ya

.- Tenían muchos amigos, todos los viernes organizaban alguna cena de esas en la que cada cual se trae de casa alguna cosilla

.- Ya se, ya

.- Eran muy simpáticos, de verdad, aunque parece que había problemas económicos, vamos, que iban muy justitos, ¿comprendes?

.- Si, eso pasa a veces

.- Hasta que se tuvieron que ir

.- Si les resultaba gravoso…

.- Nooo, ¡que va!, se fueron cuando les empezaron a ocurrir los cambios, y claro, es por lo que fueron a visitar a la Sra. Gaudir a la Residencia

.- ¿Para quejarse?

.- Pues precisamente no creo que se atrevieran a quejarse, no

.- Mejor así, no valdría la pena

.- Luego vino un chico solo, muy serio, decían que sus padres habían muerto los dos en un accidente o algo de eso, y, claro, quería cambiar de aires y no seguir en su antigua casa

.- ¡Uf, qué lástima!

.- Si, era una pena, era Biólogo y trabajaba en una multinacional, de visitador médico. Muy poco para su talento

.- Bueno, es un buen trabajo, según se mire

.- Pero no le gustaba; hasta que paso lo que pasó y ya se marchó de aquí, al extranjero, a Suiza me parece,  no sin antes ir  a ver a la Sra. Gaudir

.- Creo que debería empezar entonces por visitarla

.- No lo intentes, no te va a  recibir todavía no. Quisieron verla las tres chicas que vinieron después, pero en la Residencia les dijeron que no había allí ninguna Sra. Gaudir

.- Pues qué raro, ¿no?

.- Ssssi, algo raro, porque los otros creo que sí pasaron una tarde con ella

.- ¿Y las chicas, qué hicieron?

.- Lo dejaron estar, en la Agencia les aseguraron que no era necesario, que todo estaba en regla

.- ¿Y?

.- Pues estuvieron unos cuantos meses; al principio tenían muchos problemas entre ellas, no se llevaban bien, y no se por que compartían vivienda, porque siempre estaban peleando y haciéndose malas jugadas. No parecían buena gente, no.

.- Hay de todo

.- Pero cuando se fueron, después de la experiencia, eran tres chicas estupendas, y parecían tenerse verdadera estima

.- ¿Qué experiencia?

.- La de vivir en la casa

.- ¡Ah!

.- Y entonces si pudieron pasar a despedirse de la Sra. Gaudir

.- ¿En la misma Residencia?

.- Digo yo, eso no lo sé, la verdad, solo se que la gente, cuando pasa a recoger sus cosas me trae recuerdos de ella, ya te digo que la conocí muy bien cuando vivía en la casa

.- Y, ¿Cómo era entonces?

.- Pues amable, atenta, cariñosa incluso, parecía siempre feliz, como si no pudiera dañarle nada de este mundo. Hablaba de su familia, aunque jamás vino nadie a visitarla, yo creo que se la inventaba para disfrutar de un recuerdo, pero nunca la vi triste, y tampoco parecía que pasara el tiempo por ella. Ya era mayor cuando yo me instalé y abrí la tienda y seguía siendo mayor, pero no se hacía más vieja, ¿no se si me comprendes?

.- Claro, y ¿nadie del barrio sabe nada más?

.- Es curioso, si, nadie parecía querer hablar de ella, y eso que todos la  saludaban con mucho respeto, desde luego

.- Y, ¿ha habido más inquilinos?

.- Si, también hubo un par de chicos, que para mi eran de esos…ya sabes…pareja

.- Claro, normal

.- Venían de un pueblo pequeño donde creo que  les habían hecho la vida imposible

.- ¡Que canallada!

.- Ni sus padres quería verles

.- ¡Pues, vaya!

.- Y por fin, después de unos meses en la casa, recibieron una carta, de la madre de uno de ellos y regresaron

.- Estupendo. Y pasaron a ver la Sra. Gaudir, ¿no es así?

.- Claro y me dieron recuerdos de ella, como todos

.- ¿Sabe?, se ha hecho de noche y seguimos aquí todavía, tendrá que cerrar, ¿no?

.- Es verdad, y tu tendrás que cenar y dormir y mañana empezar con la limpieza, para eso has comprado esas cosas, digo yo

.- Es que…me está causando un poco de recelo la casa. Soy muy racional y no me van los misterios, y, diga lo que diga la Agencia, hay algo raro que obliga a los inquilinos a marcharse. Usted me está dando  a entender que ocurren cosas cuando se vive allí. Yo necesito estabilidad, seguridad,  y acostarme teniendo claro que al día siguiente me voy a levantar sabiendo lo que he de hacer, hacerlo y dormir tranquila

.- De momento todo será normal, pero es que quizás no seas la inquilina adecuada… aunque me extrañaría ese error, nunca ha pasado

.- Pero, ¿por qué?

.- Por que la casa cambia la vida a la gente, y hay que arriesgarse a los cambios.

.- No me gustan los cambios, ya se lo he dicho

.- A lo mejor encuentras una pareja, por ejemplo, y os marcháis juntos a otro lugar

.- Si la encuentro, será cuestión mía y podríamos seguir aquí. La casa es grande

.- O te ofrecen un empleo mejor pagado. Entonces la casa ya habría cumplido su misión y hay que ofrecérsela a otros, es su ley

.- ¿Ley, de quién, de la casa?

.- La casa ayuda a mejorar, pero hay que ser generoso y permitir que ayude a más gente

.- ¿Alguien intentó quedarse?

.- Alguien…quizás,

.- Y ¿qué paso?

.- Que los momentos de felicidad no se dejan atrapar entre unas paredes,  por eso hay que seguir el camino. Pero eso ya te lo explicará la Sra. Gaudir cuando puedas ir a verla

.- ¿Sabe qué le digo?, que no me convence toda esta historia, mañana hablaré con la Agencia para que me busque otra cosa.

.- No se si podrás, la casa  también elige y yo creo que  te ha  elegido.  Es una  buena casa, prueba a quedarte.

.- ¡Eso si que no, lo que me faltaba, que me ha elegido!, aún puedo llamar al Agente, me dio el móvil

.- Duerme otra noche en la casa, es tarde, ahora estás muy cansada y mañana verás las cosas de otra manera, ya pasarás a recoger tus compras,  mira, hay luz y se está abriendo la puerta.

.- Es verdad, ¡hace tanto tiempo que no regreso a una casa donde la luz esté encendida!

.- No tengas miedo, ve, ve, su casa te está esperando

.- ¡Eh, Eh, chica!, ¿Qué haces ahí parada?  Pues no hace tiempo que esa tienda esta cerrada, desde que faltó la Sra. Gaudir.

Carmen López

Abril-09

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s