Propuesta 09: libros olvidados

LOS OLVIDADOS

En mis estanterías figuran libros cuyo contenido no recuerdo en absoluto. Son , por lo general, novelas de las cuales he olvidado totalmente el argumento y los personajes, y aunque no dudo de que tendrán valor literario, eso significa que personalmente me han dejado indiferente.

Sin embargo, supongo que, en su momento, las adquirí llevada de la crítica de algún suplemento literario del periódico, o por que el resumen de la contraportada me resultó interesante o, incluso, porque me atrajo la imagen de la cubierta, pero actualmente, han dejado de tener valor para mí. Es pues una opinión totalmente subjetiva la que me lleva a esta selección.

Subjetivamente también, puedo referirme a los libros que me han dañado de alguna manera.

En mi infancia el clásico cuento “El patito feo”, me hacía sufrir tremendamente, y no me valía la solución aportada por el autor para resolver el conflicto del héroe. Me seguía entristeciendo la marginación y la burla que soportaba el pobre patito y la posterior conversión en cisne, el rey del estanque, no me dejaba satisfecha.

Desde mi óptica actual, sigo considerando este relato poco apto para los niños y opino que no da una adecuada respuesta al problema de integración del individuo “diferente”. La única alternativa es convertirse en superior,  y no conseguir convivir en pie de igualdad con los que no son como él.

Al hilo de esta reflexión sí me parece interesante una labor de análisis de los contenidos de muchos de los cuentos infantiles. No estoy hablando, por supuesto, de censura, sino de colocar los argumentos en su contexto histórico, en la época en que fueron escritos, para que los niños puedan considerar el cambio de valores.

Y en la edad madura, (y muy madura), francamente, no he podido digerir, “American psicho” . No discuto en absoluto la originalidad de su estilo, pero la descripción pormenorizada del sadismo del protagonista me resultó excesivamente hiriente. La crueldad no me interesa como argumento tan gratuitamente como se desarrolla en dicha novela.

En un amplio sentido, no considero ningún libro dañino en sí mismo, todo puede dañarnos según el momento existencial en que nos hallemos. Conozco personas a las que una lectura indujo al suicidio y otras a las que la misma lectura les abrió nuevos horizontes.

Mi opinión personal  es, que ningún libro merece la hoguera, pero hay que saber cuidarse de algunos de ellos, lo mismo que ocurre con los seres humanos….

Carmen López                                                                                Julio 2003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s